Turismo Rural Can Gabatx

Somos una familia que llevamos más de 25 años ofreciendo nuestra casa para que pasen unos días de descanso y relax en un entorno muy tranquilo.

Tenemos el número de registro 038 de toda la provincia de Girona, esto da una idea de los años que llevamos en esta actividad.

Estos años nos han dado mucha experiencia el trato con nuestros clientes, de manera que hay clientes que vuelven cada año desde hace más de 22 años.

Brunyola es un municipio de la comarca de la Selva. Se encuentra entre en la zona de contacto entre las Guilleries y la depresión gerundense, en las vertientes sud-orientales del cerro de Santa Bárbara (que se levanta a 854m. de altitud) dentro del término vecino de Anglès.

El agregado de Sant Martí Sapresa, conocido también por “San Martín de las Esposas”, se encuentra unos 4 km al norte de Brunyola, en un contrafuerte de la montaña de Santa Bárbara, al pie de la carretera de Santa Coloma en Olot. Es el núcleo con más vitalidad del término, con modernos hostales y algunas casas residenciales. La iglesia de Sant Martí, totalmente renovada a partir del siglo XVIII, se encuentra ya documentada desde el año 1019 (Sancti Martini de Preda). Dependió inicialmente de la iglesia del Sant Amanç  que era sufragánia de Sant Martí. También dependía la capilla de Santa Bárbara (a Anglès) a través del Sant Amanç. Su jurisdicción pertenecía al castillo de Brunyola.

En el  extremo norte del término, a la izquierda de Onyar, hay la antigua iglesia románica del Sant Romà, de una nave, con un porche y un campanario de espadanya, bastante rehecha. El santuario de la Virgen María de Serrallonga se encuentra cerca del cortijo Serrallonga, al extremo sud-este; es mencionado ya en el siglo XVII (1657). Tiene mucha tradición el encuentro del 8 de septiembre.

Se han hecho varios hallazgos arqueológicos, entre las cuales se encuentran materiales de sílex paleolíticos, los cuales pueden pertenecer a la era  mosteriá o solutriá. Cerca de Sant Martí Sapresa, lugar del Campamento, donde Miquel Oliva y Prat recogió cerámica ibérica y dolium.